HÁBITOS  CORRECTOS  Y  HÁBITOS   ERRADOS

En el mundo moderno en que vivimos, practicamos muchas cosas erradas y pocas cosas correctas. Somos drásticamente influenciados por los diversos medios de comunicación, especialmente la televisión, que invade nuestros hogares, muchas veces sin darnos cuenta hasta donde ella es realmente perjudicial.

En  el área de la salud, esta premisa también es verdadera. Vemos muchas personas, todos los días, que están sufriendo de una o varias dolencias adquiridas a lo largo de una vida donde los hábitos alimenticios practicados, no fueron los más sanos. Pero raramente las personas entienden que estos mismos hábitos alimenticios practicados día tras día, son los responsables por esas enfermedades.

Muchas personas piensan que Dios así lo quiere o entonces que el destino así lo permitió. Nada podría estar más lejos de la verdad. Ni Dios así lo quiere, ni el destino tiene nada que ver con nuestros hábitos alimenticios errados. Sucede que no podemos violar leyes estrictamente establecidas por nuestro amoroso Dios, sin sufrir las consecuencias. Nadie se lanzaría de un avión en pleno vuelo, y aun pensaría que nada de errado le va a suceder.

El  hecho  de que nada suceda inmediatamente, en el área de la salud, no puede llevarnos a cometer los mismos errores diariamente, y aun así tener salud, cuando ultrapasamos ciertos límites. Algunas dolencias aparecen inmediatamente, y otras llevan años y talvez décadas para manifestarse. Una indigestión se manifiesta casi que inmediatamente; pero un cáncer podrá llevar hasta unas dos décadas para poder ser detectado por un médico experimentado.

¿Usted  ya percibió que nunca la humanidad estuvo tan enferma como en este fin de siglo  ? Dolencias antes completamente desconocidas, son hoy verdaderos flagelos (vea el caso del SIDA solo para citar un único ejemplo).

¿Usted  ya se preguntó por que está aconteciendo todo esto?  ¿El por qué de tanta dolencia?¿Por qué algunas dolencias están apareciendo cada vez en una edad más tierna? Por ejemplo: diabetes era una dolencia que raramente aparecía en niños; hoy tenemos diabetes I y diabetes II, esto es, para adultos y para niños. Ataques cardíacos raramente acontecían en niños; hoy usted puede ver hasta en los diarios, cuantos niños están muriendo diariamente debido a este mal, cada vez más común. Y este fenómeno está aconteciendo SIMULTÁNEAMENTE en el mundo entero. ¿Cuál es la causa verdadera de este sufrimiento? Sin querer entrar en un análisis de los costos envueltos con esta situación, cantidades impresionantes de dinero están siendo gastados actualmente en salud, cuando en verdad no debería ser así. Me parece que esto se está transformando en una verdadera industria.

¿Pero cuál es el verdadero motivo de esta situación caótica de nuestra salud? En verdad es bastante simple encontrar algunas respuestas bastante aclaradoras, aun cuando no seamos expertos en el asunto.

Veamos  el  siguiente  diagrama, que trata de mostrar como distribuimos nuestro tiempo en las diferentes meriendas efectuadas en un día común, y cuál es la calidad y cantidad de alimentos que ingerimos en esas mismas meriendas:

x   <—-  Desayuno

x  x

x      x

x          x

x              x

x                  x

x                      x

x                          x

x  x x x x x x x x x x  x   <— Almuerzo

x                                  x

x                                      x

x                                          x

x                                              x

x                                                  x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x  <— Cena

En  este diagrama, aun cuando sea muy simplificado, podemos ver fácilmente algunos hábitos alimenticios errados:

(1) Al desayuno normalmente tenemos poco tiempo disponible como para ingerir calmadamente una cantidad de alimentos que sea suficiente como para mantenernos activos y pensantes durante toda la mañana. Especialmente esto es verdad en las grandes ciudades, donde talvez el mayor tiempo será consumido en transporte yendo para el trabajo. Normalmente nuestro desayuno es muy pobre y muy apresurado. Este hábito solo puede traer trágicas consecuencias sobre nuestro desgastado organismo. Talvez las molestias no aparezcan inmediatamente, pero fatalmente irán a hacerse presentes, talvez en la hora más inoportuna para nosotros.

(2) El  desayuno  de  la  mayoría de las personas consta de un cafecito y de uno o dos pedazos de pan blanco. Ninguno de estos dos “alimentos”  son los más indicados para proveernos las energías que nuestro cuerpo necesita para tener un buen desempeño en un día normal de trabajo, sea físico o intelectual.

(3) Durante el almuerzo, normalmente disponemos de un tiempo  un poco mayor para llevar a cabo esta comida. Aun así, especialmente en las grandes ciudades, este tiempo aun es insuficiente. Nuestro cuerpo fue hecho para estar descansado o despreocupado mientras hacemos una comida. Tenemos que admitir, que raramente esto sucede en la vida de la mayoría de los seres humanos hoy. Por lo tanto, esto constituye más un factor de dolencia para nosotros.

Aun cuando el tiempo sea un poco mayor que para el  desayuno, la calidad y cantidad de alimentos ingeridos, aun no es la ideal. La mayor parte de la gente se contenta con ingerir alimentos artificiales, como “Hamburguesa” y sus derivados, y aun ingieren bebidas, las más diversas, junto con la comida. Normalmente estas bebidas son refrigerantes (Coca-Cola o sus congéneres) o bebidas alcohólicas, lo que hace aun más difícil la digestión. Otras veces son ingeridas cantidades excesivas de carnes o sus derivados, lo que también contribuye para una digestión difícil y demorada. Somnolencia es una consecuencia inevitable con este tipo de alimentación, fuera de otras consecuencias más serias, que veremos más adelante.

Otra característica de este tipo de comidas, es la falta  de fibras presentes en ella. Faltan las verduras. Faltan alimentos integrales, que son ricos en fibras. La carne es muy pobre en fibras. Esto se traduce en un tiempo de residencia muy largo. Acordémonos que tiempo de residencia es el tiempo que un determinado alimento lleva  entre el instante en que es colocado en la boca, hasta el instante en que es nuevamente expelido por nuestro intestino grueso. Y un tiempo de residencia muy largo, implica en que los alimentos ingeridos   simplemente se pudrirán dentro de nuestro organismo, generando toxinas, las cuales evidentemente no podrán traer salud, sino que enfermedades. Y todo por causa de la ausencia de unas pocas fibras.

(4) En la cena sucede un fenómeno que justamente no debería existir de ninguna manera. El tiempo que dedicamos para la cena es el tiempo que no dedicamos ni al desayuno ni al almuerzo. Muchas personas, que no se alimentaron correctamente durante el día, piensan que tienen que recuperar el tiempo perdido durante las otras dos comidas anteriores, en esta última comida del día. Y entonces le dedican una hora o más a esta comida, cuando en verdad debería ser la comida más corta y más liviana del día. La mayoría de las personas come en esta comida lo que dejó de comer durante todo el día: Arroz, porotos, papas, carne, frituras, bebidas, etc.. Todo es permitido. Solo que las consecuencias serán trágicas. Muchos encuentran en el “sueño” a seguir, la muerte prematura.

Nuestro  organismo no puede descansar adecuadamente, si  está con  el estómago lleno. Por esto recomendamos que la última merienda del día sea la más liviana, y nunca muy tarde, porque si queremos tener un sueño realmente reparador, tendremos que acostarnos con el estómago casi vacío, y esto sucede normalmente unas dos horas después de cada comida. Si queremos acortar este tiempo, nuestra comida tendrá obligatoriamente que ser más liviana. Solamente así tendremos un sueño restaurador, y podremos despertar  al día siguiente aptos para enfrentar más un día de trabajo en buenas condiciones físicas y mentales.

Hemos analizado hasta aquí, muy rápidamente, cómo la mayoría de los seres humanos se “alimenta” hoy en día. A decir verdad lo que ellos están haciendo es un lento suicidio. Esta es la razón de tanta dolencia hoy en día. Pero parece ser que nadie quiere concientizarse de hecho de esta realidad. Ni aun los gobiernos. Algunos ya están comenzando a despertar para esta triste situación. Inglaterra está invirtiendo firmemente en esta área, y está haciendo propaganda a través de la televisión, alertando la población en el sentido de que cambien drásticamente sus hábitos alimenticios. Y las recomendaciones que ellos están dando, son las mismas que nosotros estamos colocando aquí, con algunas divergencias aun, pero esto no hace con que el mensaje sea tan diferente que no pueda ser entendido el verdadero motivo por el cual este cambio se está haciendo realmente URGENTE … Los Estados Unidos también han cambiado, y mucho, sus hábitos alimenticios. Europa también está caminando en esa dirección. ¿Y nosotros ? Tenemos un largo camino por delante. Pero usted solamente andará en ese camino de la SALUD, si así lo decide AHORA. Mañana podrá ser demasiado tarde …  (CONTINUARÁ)

Erwin Eulner Mieville

Anuncios

Acerca de drapipoca

Médico Cirujano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s