“La leche materna es para los humanos, la leche de vaca, para los terneros”. Eso fue lo que me respondió, de manera simple y directa, la Dra. Dalia Huamán cuando le pregunté si era verdad esto de tener que tomar los 3 vasos de leche al día. En realidad, a mí me suena bastante lógico; después de todo, ella, a sus 44 años, graduada en nutrición, especializada en Ciencia del Deporte y Nutrición y diplomada en Medicina Natural y Complementaria, decidió convertirse en vegana hace 2 años, y no le está yendo nada mal. Había que escucharla.

Además de las motivaciones ya conocidas para dejar la carne (salud, medio ambiente, animales y solidaridad), Dalia tuvo una más, quizá la más potente: había estudiado nutrición. Fue justamente todo ese conocimiento sobre el cuerpo humano y su ánimo de investigación en el tema, los que la llevaron a convencerse, comprobándolo en ella misma, que no necesitábamos de la carne ni de ninguno de sus derivados para estar saludables. Lamentablemente, como cuenta, ninguna de las investigaciones al respecto ha sido publicada, y es ella ahora quien está preparando una guía de dieta vegana, y espera tenerla lista muy pronto.

Volverse vegana, ha sido un proceso largo para Dalia. Cuando comía carne, amaba el arroz tapado, ya de vegetariana su plato favorito fue  la papa a la huancaína y hoy, siendo vegana, no hay nada que disfrute más que comerse una palta acompañada de germinados. Su estilo de vida ha cambiado enormemente, pero ella se siente y se ve mucho mejor que antes, se ha curado de ciertos males desintoxicando su cuerpo y, según la opinión de los amigos que la ven después de varios años, simplemente ha rejuvenecido. ¿Valdrá la pena gastar tanto en cremas de belleza anti edad?, ¿o mejor nos ponemos a pensar un poco en lo que estamos comiendo?

Lo cierto es que, la mayoría de nosotros no podemos imaginar nuestra vida sin leche…el yogurt en el desayuno, el puré en el almuerzo, el chocolate a media tarde, el pan con queso en la noche… ¡nada!, cuando eres vegano no puedes comer nada de eso. Entonces, ¿cómo hace Dalia? Para ella no parece ser  gran problema, y hasta tiene una hija de 11 años que consume diariamente leche de almendras o leche de quinua, que ella misma prepara, y está creciendo como cualquier niña de su edad. Eso sí, siempre acordándose de incluir, religiosamente en su dieta, germinados, cereales, menestras, frutas secas y ciertos “secretos” como el alga espirulina o las semillas de chía.

Pero no siempre es tan sencillo. Cuando Dalia viaja a provincias por trabajo, nunca olvida meter en la cartera el frasquito de suplemento vitamínico de B12. Ya le ha pasado encontrarse en una zona en la que el único menú disponible es carne y, cuando esto pasa, ella no puede dejar de alimentarse, así que opta por comer algunos cereales y vegetales y completar con los suplementos para asegurar su salud. Qué tal nivel de responsabilidad, pensaba yo, la mayoría de las personas comemos lo que encontramos o lo que nos gusta, y ya. A veces, el hecho de comer “de todo”, nos hace pensar que estamos bien alimentados y que no nos falta nada.

Mientras ella me contaba esto, y sobre todo lo de las combinaciones ideales de alimentos que, desde el punto de vista nutricional, nosotros (todos), deberíamos consumir, yo no hacía otra cosa que repetirme ¡cómo no lo supe antes! Ahora pienso, ¿no deberían enseñarnos esto en el colegio? Nos enseñan cómo mezclar ácido clorhídrico con zinc para generar una explosión en el laboratorio, pero no nos enseñan qué no mezclar para evitar una explosión en nuestros estómagos, como por ejemplo cuando nos comemos la fruta luego del almuerzo, nos cae mal y no sabemos por qué.

Un ejemplo simple. Estoy almorzando lentejas, súper nutritivas, ricas en hierro, todo bien… Pero termino de comer y me tomo, como de costumbre, una tacita de té o un cafecito, como para bajarla. ¡Error! No deberíamos hacer eso, ¿por qué? Elemental: porque los taninos bloquean la absorción de nutrientes en vegetales, o sea, no permiten que absorbamos el hierro. Entonces las lentejas, ya no fueron lo nutritivas que pensé. Y así podemos bloquear distintos nutrientes sin enterarnos, y pasarnos años creyendo que estamos comiendo súper bien, hasta que nos sorprende un diagnóstico desafortunado del doctor.

Uno más. Me compro esas bolsitas de pecanas, nueces y otras frutas secas que venden en los supermercados y las como a media mañana, tal como me dijeron que debería hacerlo para tener proteínas. ¿Pero qué hago?, como vienen peladas y listas, las como directamente de la bolsa. ¡Error! ¿Por qué? ¡Obvio! Porque tengo que remojarlas antes, porque encima tienen anti nutrientes que bloquearán la absorción. Debería remojar las pecanas durante 1 hora antes de comerlas, y hacerlo por 12 horas con las almendras, solo así podemos estar seguros que van a ser aprovechadas por nuestro organismo.

No sé qué piensen ustedes, pero yo creo que los conceptos básicos de la nutrición deberían estar en un curso que te enseñen en el cole o ya, al menos, como un electivo en la universidad. Claro, algo tan importante como saber qué te estás metiendo al cuerpo todos los días, nos interesa a todos. Cómo mezclar las comidas, qué alimentos son buenos para qué y sobre todo cuáles, en exceso, terminarán dejándote como regalo problemas de sobrepeso, presión, colesterol, cáncer o diabetes.

Aún cuando yo no soy vegana, y no está dentro de mis próximos planes serlo, valoro mucho haber escuchado esta historia, que sinceramente me ha dejado mucho más por investigar. Ahora puedo decir que cada vez me convenzo más de que hay mil maneras de comer, no es una sola, y definitivamente la que nos han enseñado a todos de niños, no es la mejor. Así que, a ver si comenzamos a fijarnos un poco más en lo que estamos comiendo.

Fuente: http://blogs.elcomercio.pe/ovejaverde/2012/03/nutricion-para-veganos-podemos.html

 

Anuncios

Acerca de drapipoca

Médico Cirujano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s